Blog de Yoga Coslada

Últimamente estamos asistiendo a una serie encadenada de estallidos en puntos que considerábamos rojos, como son los distintos derrocamientos ó intento de cambio desesperado de régimen por parte de la zona árabe ó islámica, como se le quiera llamar. La gente ya no aguanta más la caradura y el abuso de algunos seres que, al borde de sentirse dioses, se aferran a su trono no dudando en hacer daño a su propio pueblo con tal de mantenerse ahí.

Tenemos que irnos acostumbrarnos a esto a medida que  avanza este siglo ya que la influencia acuariana con ansia de relaciones y comunicación no deja de afectar incluso a los más tradicionales que incita al impulso de renovación de la mano de los más jóvenes, sobre todo, para cambiar las cosas.

Contra las crisis de la naturaleza, pocos antídotos hay

Junto a estas noticias que recorren las páginas de los periódicos cada día, asistimos impotentes, a diversos cataclismos con frecuencia inquietante ya, que amenazan la economía subsistencia de países enteros como ha ocurrido en Haití y ahora en Japón, una de pobres y otra de ricos, para equilibrar. Muestra de que, a la luz de la Naturaleza, son igual de frágiles los unos ú que los otros.

Cuando hay Crisis

Estas situaciones, llamadas comúnmente de crisis general, se reflejan en nuestros pensamientos individuales también de manera que coinciden a menudo, con la pérdida de los “Valores Fundamentales” en nuestras vidas aunque, en el fondo, se siguen admirando como es natural, ya que el ser humano, aunque lo perciba muy en el fondo, no podrá nunca desterrar su esencia espiritual cuya afinidad con dichos valores es total, de hecho, forman parte de su propia constitución.

Pues bien, a la vista de todo este maremágnum de información, noticias y sucesos que, con frecuencia, nos llegan a angustiar, nos hacemos, en ciertas ocasiones como estas, la “pregunta del millón” que es algo así como:

  • ¿Y qué pinto yo en esta historia?
  • ¿Será el preludio del fin de mundo?
  • ¿De dónde vengo y a donde voy?
  • O….lo que es peor, ¿He aprovechado bien mi vida?

Normalmente se trata de preguntas sin respuesta por nuestra parte pero que se suelen hacer siempre a destiempo, ya sea porque no podemos hacer nada más, ya porque hemos tomado consciencia en cierto modo. ¡Pero eso es fantástico!… y te diré por qué.

Porque empiezas a darte cuenta de lo que realmente quisiste hacer, que suele coincidir con tu vocación y, por tanto, de tu misión en la vida.

Porque has aprovechado una situación de crisis, tanto si es individual como si es general, para replantearse tu situación y cambiar dentro de tus posibilidades.

Porque empiezas a valorar lo que sería la búsqueda verdadera de la felicidad respecto a los antiguos parámetros que tenias sobre ella.

En definitiva estás haciendo lo que debería hacerse en las crisis, enfermedades ó fracasos que no es otra cosa que reflexionar sobre los fallos y formular un cambio más ó menos radical en nuestras vidas.

Pero…¿Quizá demasiado tarde?

No lo creas, si piensas desde tu ser esencial o espiritual, como quieras llamarle, porque, si bien, nos cuesta bastante entender las cosas y más aplicarlas y esto nos hacen perder mucho tiempo, para eso vivimos realmente, para darnos cuenta, mediante nuestras experiencias y las de otros, de nuestro camino recto y en este sentido precisamente, el tiempo no vale nada más que para llevarlo en el reloj ó ajustarnos a una cita para no llegar tarde.

El tiempo es un concepto más bien mental y, por tanto, no afecta al ser esencial, el espíritu que es de carácter infinito. Esto quiere decir que no le afecta el tiempo más que al cuerpo y la mente, mientras se encuentra, el espíritu, manifestado para realizar su experiencia particular con el fin de desarrollar su propia evolución.

De la misma manera que nos acostamos a dormir con la idea de que al día siguiente tenemos que realizar una serie de tareas ó cometidos, nuevos ó  pendientes para terminar con la certeza de que continuaremos, y a nadie, en su sano juicio se le ocurre pensar que al finalizar el día no despertará y todo se queda sin hacer. Entonces:

¿Qué nos hace pensar de manera diferente cuando se trata de un sueño “a lo bestia” como cuando llega la muerte?,

¿Acaso no ocurre lo mismo cuando hacemos la jornada en un curso escolar (microciclo) ó pasamos a otro curso con el verano por medio (macrociclo)?. También cambiamos de profesores, aula e incluso, por circunstancias, en otra ciudad.

Tan difícil es pensar que cuando uno deja esta existencia (curso), cambiará sus circunstancias también en otro escenario con otras experiencias diferentes y otras situaciones (asignaturas nuevas), como es lógico si es que queremos evolucionar ya que sería de perogrullada mantener siempre las mismas actividades y experiencias parecidas, ¿no?…

Para llegar a buen puerto, hemos de planificar la ruta

Pues bien, tiempo hay de sobra pero sería interesante que nos demos cuenta donde estamos y hacia donde nos dirigimos en el próximo curso para poder programar mejor el siguiente “curso escolar“, por eso nunca es tiempo perdido si hemos tomado consciencia, aunque nos parezca tarde, porque esa toma de consciencia nos catapultará bastante más lejos y con mayor precisión en nuestra vocación para planificar la siguiente existencia tal como haría el capitán del barco que marca las coordenadas del siguiente puerto y las va modificando para no caer en la deriva.

Así que no te desanimes y nunca es tiempo perdido si nos hemos dado cuenta en algún momento de nuestra vida y para ello son bienvenidas las “Crisis”.

Namasté.

No olvides dejar tu comentario, sería interesante.

Comentarios en: "¿Estamos Aprovechando la Existencia?" (1)

  1. Maria Jesus dijo:

    PUES yo me hago otra clase de preguntas que me hacia en otros tiempos. Antes hubiera sido mucho mas critica con todos estos satrapas que gobiernas ciertos países y con los salvapatrias de otros. Pero ahora he dejado de hacer criticas a algo que creo nos tiene que hacer pensar en todo esto de otro modo. Ami ya no me importa quien tiene razón sino como veo yo y la gente de a apie como yo a esta gente y sobre todo me hago la pregunta ¿Por qué ellos tienen que salvarnos? Cuando ellos son el peligro para nosotros. ¿Por qué algunos solo piensan en la ideología que nos lleva a todo esto?
    Ahora solo intento razonar y si todo es mental, pensar en cambiar mis pensamientos. Ya se que es difícil, pero hay que intentarlo. Y si la ley del ritmo, esta en continuo movimiento, es logico que todo cambien aunque nosotros no queramos. Las crisis sean de las que sean nos obligan a cambiar.
    La ley de causa efecto me hace pensar que tenemos lo que provocamos y luego nos quejamos por que no somos conscientes de que lo hacemos.
    En definitiva pienso que deberiamos reflexionar por que hay guerras y sobre todo que grado de (culpa) nos corresponde. Un saludo afectuoso.
    Maria Jesus

    P.D. Animaros a participar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: