Blog de Yoga Coslada

Entradas etiquetadas como ‘correspondencias’

Aprende a Leer tu Cuerpo, tu Guía

Normalmente no estamos acostumbrados a entender el cuerpo como una unidad con nuestros procesos mentales y emocionales sino que tendemos a tratarlos de manera separada. Esto hace que no demos continuidad a nuestra vida, ni entendamos nada de lo que nos ocurre a veces identificando problemas donde no los hay.

Hay tantos cuerpos como planos de exdpresión universal. Cada uno con el suyo

Lo que quiero decir con esto es que, cuando tengamos alguna cuestión trascendental, un desequilibrio o alguna dolencia, deberíamos hacer una reflexión dirigida a nuestro organismo,

su estructura y el orden de colocación que sus diferentes componentes presenta porque las pistas que da no son pocas. Y es que no hay mejor sitio para esconder las cosas que “en las mismas narices”  de forma que, al ser tan evidente, casi nadie se plantea buscar dentro de sí y suele hacerlo en otros sitios lejos del origen con lo que la confusión suele ser mayúscula.

Macrocosmos y Microcosmos

Aquellos que nos dedicamos a disciplinas llamadas Holísticas, en mi caso el Yoga, sabemos que el ser humano es una unidad de vida completa en sí misma, es decir, un microcosmos con todos los componentes del macrocosmos que forma el universo entero y, por lo tanto, para entenderlo tendremos que hacer un ejercicio de introspección con el fin de deducir lo que se nos presenta más allá de nuestros sentidos por ejemplo.

Lo curioso es que tenemos dos pistas: la deducción que hemos mencionado y la observación de los escalones más bajos de la creación que, estos sí que pueden estar a nuestro alcance.

De la misma manera que debemos utilizar la memoria del pasado para hacer el Presente y en función de éste construir el futuro. Sin perder de vista que el presente es lo real, un continuo presente que la memoria hace que haya pasado y nuestra imaginación y pensamientos proyectan ese presente al futuro, vale?

En este ejercicio imaginativo de ejemplo, nosotros seríamos el presente, cuyo origen estudiamos en el pasado (los organismos inferiores) que esto ya lo tenemos a nuestro alcance y, entonces podemos deducir por correspondencias la trayectoria que nos lleva al conocimiento del futuro (ese macrocosmos).

Llevado al individuo o a nuestro autoconocimiento, que es lo que nos interesa en este blog, es observando nuestro cuerpo, su composición, estructura y  reacciones como podemos deducir nuestros componentes más sutiles y los diferentes planos hasta alcanzar el germen que es, en realidad, quién nos anima pero que, normalmente no comprendemos bien.

¿Qué dice nuestro cuerpo físico?

NO me voy a entretener en la composición de los diferentes planos del cuerpo, ya mencionada en el post: Macrocosmos y microcosmos , sino en la estructuración que lleva de fábrica cuya evolución y su crecimiento ya nos da las pistas principales. Así parece que el hombre fuera una inversión respecto a las plantas, la cabeza, su raíz nace primero y luego ramifica hacia la tierra. Cuando nace, lo primero que se forma es la cabeza y después se despliegan los dos planos siguientes que corresponden a el tórax y el abdomen que luego se prolongan respectivamente mediante los brazos y las piernas, siempre subdividiéndose en tres. Entonces:

  1. Cabeza.– Lo primero que nace, control de los procesos mentales teniendo como núcleo,  al cerebro SNC. Sede de la mente y sus procesos. Símbolo del pensamiento. Ahí, a su vez curiosamente, se encuentran todos los órganos de la percepción, de los sentidos que se encuentran incluidos en el cuerpo mental
  2. Tórax.– Segundo elemento, emocional y motriz.

    Tiene como núcleo al Corazón, motor del cuerpo. Sede del cuerpo emocional y energético. Símbolo de la Acción (manos)

  3. Abdomen.– Tercer elemento, físico y nutritivo, es más instintivo. Tiene como núcleo la digestión y como motor o corazón al diafragma. Marca la dirección mediante los pies en último extremo.

Otra curiosidad es que todas las partes del cuerpo físico tiene seña de identidad y confluencia de todos los puntos energéticos, así, por ejemplo, en la cabeza el iris nos identifica, también la boca y además, tanto en la oreja como en la nariz tenemos terminaciones nerviosas y energéticas de todo el organismo. De ahí la importancia en Auriculoterapia p. e.

Los Desequilibrios y los Mensajes del Cuerpo

Cuando abandonamos este ciclo de la vida el proceso es el contrario y de menor a mayor duración se dejan las cosas correspondientes a cada plano. También en las manos tenemos todas las zonas reflejas del cuerpo y, como seña de identidad, las huellas digitales y las líneas de la mano que describen las huellas vitales.

  1. El cuerpo físicose corrompe primero y se descompone para volver a la tierra que lo originó. También dispone de todas las terminaciones reflejas de los meridianos energéticos en la planta y la

    Cada parte de nuestro cuerpo es un mapa viviente, desde el que se puede actuar

    huella plantar.

  2. El cuerpo emocional y energético, extiende su duración un poco o mucho más hasta que se diluye poco a poco. Así las emociones inferiores y pensamientos bajos y poco relevantes
     

     

  3. El cuerpo mental, la mente y elemento pensante, es lo que nos llevamos de un ciclo a otro. Como dispone de todos los órganos de percepción, se retira con dichos sentidos pero ampliados y
     

    agudizados ya que no tienen las limitaciones físicas del cuerpo. También se conservan los pensamientos elevados y valores que se cosechan durante las experiencias de la vida, lo demás no es relevante y supondría más lastre que otra cosa en el camino a recorrer y…. ¿para qué queremos más?, digo yo.

De ahí la frase de Jesús: “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”, cada cosa queda en su propia naturaleza como elemento nutritivo y energético que se transforma tal como es la materia y la energía.

Cada sustancia que compone nuestro organismo tiene su correspondencia con su afín en el siguiente plano emocional y mental y como una unidad debe mantenerse en equilibrio, pero cuando acontece el desequilibrio por tensiones ó vida desordenada las capas se comunican Y lo que procedía de una mala experiencia emocional, se convierte con el tiempo en una dolencia en cierta parte del cuerpo ya que esa parte afín no recibe el flujo de energía adecuado  y acaba nutriéndose peor cada vez hasta que cae enfermo.  

Por ejemplo cuando tenemos sinsabores emocionales, mal de amores, etc. Nuestro corazón se resiente y, a la larga podría generarse un infarto. Otra veces es por nuestro estrés y sentimiento de no ubicarnos en la vida hace que nos afecte el estómago por las malas digestiones (no digerimos bien nuestros problemas), generando una afección como úlceras, gastritis, etc.

De manera que, ya sabéis, hay que escuchar los mensajes de nuestro cuerpo físico que, como un mapa, nos está indicando continuamente la dirección de nuestros hábitos y modos de vida por medio de la sensación de malestar que. Más que combatir, habría que reflexionar y conversar con nuestro cuerpo para hallar la respuesta adecuada y la corrección correspondiente.

 

Comparte y disfruta este post  y coméntalo si te parece oportuno.

 

Namasté

Anuncios

Nube de etiquetas