Blog de Yoga Coslada

Entradas etiquetadas como ‘desintoxicación’

Ayuno. Dale un respiro a tu cuerpo

Seguramente nos ha ocurrido la situación ineludible en la que hay que hacer en casa, periódicamente la llamada”limpieza

Las reformas son aparatosas pero merecen la pena

Seguramente nos ha ocurrido la situación ineludible en la que hay que hacer en casa, periódicamente la llamada”limpieza general  ó pequeñas reformas en el hogar”. Es el momento de poner la casa “patas arriba” y eso significa que hay que cambiar los muebles de sitio, aligerar cajones y almacenamientos, pintar, retocar, etc. Es un auténtico caos molesto aunque necesario y, en parte deseado ya que, al final, vemos el resultado deseado: limpieza, orden y sensación de espacio que hacen que nos sintamos más confortables en nuestra casa.

Y digo yo, si esto lo hacemos con nuestras cosas, por qué no lo llevamos a cabo con nuestro cuerpo que, al fin y al cabo, es el hogar de nuestro propio Ser. Y no vale con barrer y esconder los restos debajo de la alfombra que es lo que hacemos normalmente cuando aplicamos cremas en la cara y la piel y tomando reconstituyentes varios para que no se note el deterioro que llevamos interiormente. Esto solo nos engaña a nosotros mismos a al larga.

Para eso está la herramienta poderosa que tiene nuestro organismo para deshacerse de la excesiva intoxicación  externa e interna, el AYUNO. Aunque, hoy en día, tiene mala fama, como ocurre con casi todo lo que no genera negocio y es natural, por mezclarlo con la idea de hambre, huelgas de hambre con fines políticos y con la idea de no ingerir alimentos que parece contrario a nuestra sociedad de consumo, léase la típica fase de: “Tienes que comer,  habrá que comer  o, lo que es peor “este niño no me come nada”.

Pero, ¿Qué es el Ayuno?

Amigos, tengo que deciros que el ayuno es el descanso fisiológico que tiene la naturaleza para recuperarse en momentos de crisis, de hecho, todos sabemos que los animales no se alimentan cuando están heridos o enfermos. Todas las religiones los tenían en sus preceptos, de manera periódica y a modo de norma, para  asegurar su cumplimiento,  con el fin de mantener la salud de sus fieles. También ha estado presente siempre que hay que purificar el cuerpo y el espíritu para trascender  a una mayor toma de conciencia (véase Buda  y Jesús con sus 40 días en el desierto).

Pero el ayuno no es una dieta adelgazante sino la manera que tiene el organismo de sanar y desintoxicarse, ahorrando energía

El ayuno debe ser hídrico para evitar complicaciones

para invertirla hacia el interior reparando tejidos, eliminando deshechos y, en definitiva, realizando una limpieza general orgánica. Lo que debemos saber también es que, como decíamos al principio, las limpiezas generales exigen un trabajo y un caos considerable durante su ejecución para, después, poder disfrutar de un hogar como nuevo. La naturaleza no engaña y exige un pequeño sacrificio al haberla transgredido bastante tiempo.

El ayuno se entiende completo cuando solo se bebe agua, ayuno hídrico, pero no se ingiere ningún elemento sólido. Se llama ayuno cuando el cuerpo mantiene su capacidad de asimilación, pero se denomina inanición cuando el organismo sobrepasa su capacidad y pierde su capacidad de asimilación entrando en un círculo vicioso no recuperable.

¿Clases de ayuno?

Los ayunos pueden ser muy variados atendiendo al objetivo perseguido:

  • Ayuno natural ó espontáneo, cuando no tenemos hambre (enfermedad, operación, crisis, falta de apetito). Simplemente es lo que te pide el cuerpo cuando te encuentras mal, ayudamos al organismo a recuperarse más rápido y de verdad.
  • Ayuno Periódico, depurativo ó preventivo.- Coincidiendo con ciertas épocas del año, generalmente en otoño  ó primavera. De uno a tres días hasta una semana (en estos casos se suelen hacer de forma parcial con la toma de zumos ó mono dietas de frutas.
  • Ayuno terapéutico ó curativo.- Ayuno de larga duración (normalmente de más de 5 días). Estos ayunos requieren un lugar tranquilo y supervisión de expertos higienistas en ayuno, para realizar el seguimiento y los niveles de seguridad en el peso sin llegar a la inanición. Es una vuelta a la salud completa, lo que se llama “Cerrado por reformas”. Pero, en este caso, requiere conocer a fondo el proceso, decisión y ayuda para controlar la entrada y salida del ayuno, mediante etapas alimenticias “Es más de sabios salir que entrar en el periodo de ayuno.

 

Aquí nos referiremos a ayunos cortos al alcance de todo el mundo, dejando para otro contexto el ayuno terapéutico de largo alcance, ya que requiere un ambiente adecuado y un seguimiento de expertos para que sea exitoso y más agradable.

¿Cuándo Ayunar?

Como apuntábamos en el post anterior, teníamos que ser nuestro propio científico en relación a esa maravillosa máquina que es nuestro cuerpo. Una forma de probarlo es, precisamente, aprovechando alguna de estas circunstancias:

A.- Cuando estemos enfermos de catarro común para empezar, esto es obligado si escuchas al cuerpo. Si no tienes la baja médica, aprovecha el fin de semana. Sigue estos consejos:

  • Descansa al máximo aumentando las horas de sueño ó reposo en cama sin estímulos externos de ningún tipo.
  • No comas nada excepto agua ó algún zumo natural de frutas diluido en agua (solo uno).
  • Pásate la comida cuando no tengas apetito. NO comas sin gana.
  • Abrígate bien para no perder temperatura.

 

El ayuno nos ayuda a sentirnos más limpios y recuperar energía

B.- Acostúmbrate a realizar ayunos cortos periódicos.- Son inofensivos y ayudan a mantener  a raya la intoxicación del organismo y recuperar energía.

  • Pásate una comida al principio, cada semana, llegando, después de un tiempo, a completar un ayuno total de un día completo por semana ó cada 15 días. ¡Son 25 a 50 días al año!
  • Aprovecha la primavera y el otoño para realzar ayunos de uno a tres días parciales tomando dos ó tres piezas de fruta (una por comida) ó sólo zumos de una sola fruta. En estos casos planificados, es conveniente hacer la comida previa y la primera después del tiempo de ayuno, muy ligeras y a base de liquido (zumo ó caldo vegetal).

 

Mi propia experiencia en un ayuno de corta duración

Desde mis estudios de higiene vital y Yoga, allá por el 1986, cada año, suelo llevar a cabo algún ó algunos de los pequeños ayunos que hemos citado antes. En los de un día parcial ó total no hay casi cambios notorios y están al alcance de cualquiera sin molestias excepto que dispones de más tiempo al no partirlo con las comidas.

  • Cuando he tenido algún catarro ocasional, me he quedado en cama con la fiebre tomando solo agua. Te sientes mal por la fiebre, aumentan las pulsaciones hasta 120 en reposo, ciertas molestias, dolor muscular en aumento durante los dos primeros días y, efectivamente, al termino del segundo día y comienzo del tercero, de pronto, me empecé a sentir despejado, la fiebre remitió y me bastó el tercer día para sentirme totalmente operativo.
  • Cuando hice el primero de tres días, aprovechando un puente, la noche anterior tomé solo un caldo ó infusión.  Al día siguiente, por la mañana empecé a sentir esa sensación de estómago vacio, falsa hambre que se transformó en embotamiento de cabeza. El primer día de ayuno puro, la frecuencia cardíaca se empezó a incrementar más en reposo, señal de que las energías empezaron a invertirse para actuar en la limpieza general, (siempre ocurre cuando e cuerpo percibe que tiene las energías de la digestión y actividad disponibles de forma automática). Me sentía cansado y con ganas de reposar y tumbarme. Al segundo día continué lo mismo cansado pero ya más atenuado por la tarde. Por fin, al tercer día, ya me estaba acostumbrando pero comencé a realimentarme por la noche, comí algo ligero tal como fruta y yogurt, esto indica al organismo que pare su proceso de inversión de energías poco a poco. Al día siguiente  estaba como nuevo.

Os animo a que experimentéis vosotros mismos  con esta poderosa herramienta y, por supuesto, como todo lo que realmente es bueno, muy barato, en este caso, hasta ahorramos salud y dinero en comida. Espero vuestros comentarios y vuestras experiencias.

 

Namasté,

 

 

Anuncios

Nube de etiquetas