Blog de Yoga Coslada

Entradas etiquetadas como ‘ego’

Nuestra Mente. Aliada u Obstáculo

Alguien dijo: “Somos lo que pensamos”y en cierto modo, es bastante acertado porque describe perfectamente el lugar que ocupa nuestra mente en nuestra vida. La mente es nuestro

La mente opera en el plano físico a través del cerebro

componente más preciado para nuestra vida de relación y las experiencias que percibimos de esta.

  • Discriminamos con nuestra mente, emitimos opiniones – me gusta o me disgusta algo.
  • Razonamos a través de ella para descubrir nuestras preferencias, deducir en base a otros conceptos, etc.
  • Podemos imaginar, visualizar y crear situaciones.
  • Podemos emitir ideas sobre algún asunto.
  • Podemos memorizar momentos, datos, etc.
  • Interpretar nuestros sentimientos y sensaciones resultantes del contacto con el exterior.

En definitiva nos sirve para entender nuestro entorno y nuestras relaciones, o sea, nuestra vida en el mundo físico. Pero así como es un maravilloso aliado para nuestra evolución, muchas veces se convierte en una pesada carga que nos obstaculiza y confunde continuamente llegando a ser un lastre para lo que queríamos en origen.

¿Dónde está la Mente?

Normalmente identificamos la mente con el sistema nervioso central  y, más concretamente, con el cerebro  – su centro de control físico en el cuerpo – y, consecuentemente, la ubicamos allí. Este concepto puede dar lugar a confusión respecto a su excesiva dependencia del cuerpo.

Para los yoguis, la mente es una sustancia de orden superior que se encuentra ubicada en el cuerpo Astral, junto con el cuerpo Vital o energético y los sentidos, con sus partes u órganos correspondientes como los demás. También es verdad que, al ser de composición más sutil, también se mueve más deprisa su energía que es de orden superior y, por tanto, puede controlar al resto para bien o para mal de ahí la dificultad para controlarla correctamente

Partes de la Mente

La mente (Chittá) , como cuerpo componente del Ser humano completo, está compuesta de cuatro elementos con sus funciones correspondientes:

  • Budhi.- Elemento cuya función es el discernimiento y toma de decisiones.
  • Ego.– Lo que nos hace parecer diferentes e independientes de los demás, es nuestro Yo con su orgullo, afirmació n, personalidad, etc.

  • Manas.- Son los Vrittis o pensamientos que nos sirve para razonar, sacar conclusiones en base a los sentidos  que nos proporcionan la información.
  • Chittá.- También se le llama así a la sustancia subconsciente con  memoria incluida.

Es lo que se llama en conjunto Antakharana. Cada una  de estas partes tiene su propia vibración y pretensiones lo cual nos hace pensar el maremágnum que se puede organizar cunado los cuatro funcionan poco coordinados.

Hay que tener en cuenta que los pensamientos son de la misma naturaleza que el elemento Aire y por lo tanto funciona, en cuanto a los pensamientos se refiere, de manera similar. Cuando hay muchas impresiones mentales generará una ventolera que impedirá ver claramente las cosas, aumentando a su vez el agua de las emociones descontroladas dando un resultado estresante negativo para el organismo y un gasto excesivo de energía nerviosa con la consiguiente fatiga

Para entender esto mejor definiremos tres tipos de mente resultantes de mayor a menor control, a saber:

  • La mente Sensual, Se vale de los sentidos y el razonamiento más o menos desarrollado. Basada en “lo que veo es lo que es “. Nos servirá para la primera etapa de evolución y de la vida.

    Aprender y entender el entorno y su funcionamiento. Está dirigida al exterior y es lo que le importa. Razón Subjetiva. Es la que hace que nos identifiquemos con cualquier circunstancia de nuestra vida dando lugar a la generación de deseos continuos que dan lugar a todo tipo de pensamientos relacionados para conseguirlos en un círculo vicioso. Es más bien mecánica y automática.

  • La mente intermedia, está situada más bien en lo que se llama creencia. Escucha teorías  y dogmatiza pero no acaba de interiorizarlo.
  • La mente Interior, conoce los misterios de la vida y de la muerte, no porque hay leído o escuchado, sino por la experiencia directa, vívida, terriblemente real. Más vinculada a la intuición y experiencia directa. Más dirigida al interior, sus cualidades son intuición, imaginación consciente e inspiración. Es la Razón Objetiva. Predomina la Fe verdadera, interiorizada.

¿Por qué hay que controlar la mente?

Los Sutras de Raja Yoga del sabio Patanjali abren dicendo: El Yoga consiste en Suprimir las impresiones mentales. Lo que quiere decir es que el objetivo final de todo el trabajo de Asthanga Yoga: Yamas y Niyamas, asanas, pranayama, y los Samyamas mentales es eliminar estos pensamientos para poder avanzar y trascender este nivel mental.

Ahora podemos adivinar lo que ocurre cuando intentamos centrar la mente para dirigirla hacia el interior. La mente sensual se opondrá directamente y no dará tregua ya que no entiende de algo que no venga del exterior, que no pueda catalogar con los sentidos, no entiende nada de interior por estar orientada hacia fuera. Tenderá a mantener su hegemonía que le da seguridad, es lo que ha aprendido en la escuela y la vida y en lo que se basa para construir el mundo que conoce.

Entonces, ¿Debe eliminarse la mente sensual?  No creo, ya que estamos en el mundo físico al fin y al cabo, pero si dominarla hasta su justo uso, es decir el de medio de medición y experiencia de desarrollo en el campo físico, como medio para tomar consciencia sentir y vivenciar en un primer contacto, como instrumento de la mente interior para realización de ésta última y no al revés como suele ocurrir.

¿Cómo abrimos la mente Interior? 

Algunas herramientas como el Japa (rosario) ayudan a enfocar la mente

A  base de eliminar los diferentes egos o Yoes inferiores que atenazan nuestra realización personal  y nos atan a la existencia ficticia del mundo de lo sensual. Cada vez que nos liberamos de uno o hacemos uso de nuestra fuerza de voluntad para vencer un obstáculo, se despierta en nosotros un poco más de conciencia.

Pero no se trata de luchar y oponerse a nuestra mente directamente, ya que está en un nivel superior y podría destrozarnos, nos puede engañar de mil maneras con todas sus artimañas que no son pocas, sino observar su funcionamiento con paciencia para que se apacigüe lentamente.

El mejor método que existe es la Meditación y dentro de sus herramientas están:

  • Ejercicios físicos y mentales: asanas, respiraciones, etc. Para sentirnos más relajados y evitar trastornos y estrés. Nos ayuda a cambiar de hábitos y equilibrar la mente y el cuerpo
  • Japa, que consiste en repeticiones de mantras a cierta velocidad con el fin de acallar la mente
  • Ejercicios de concentración
  • Visualizaciones concretas y, más tarde algo más abstractas.

Pero, cuando hablamos de controlar la mente en el día a día debemos centrarnos en ser testigo consciente y presente, alerta para actuar en el momento en que haga su aparición el vritti o pensamiento que genere deseo o dependencia, en la primera etapa de su formación, de lo contrario seguramente, habremos perdido la batalla.

Un ejemplo.: Estamos dejando de fumar o beber. Nos surge el pensamiento que indica el deseo de hacerlo. Es ahí donde tenemos que actuar con la mayor fuerza de voluntad diciendo simplemente: “Ahora no voy a hacerlo”. Pasará el momento cumbre y habrás vencido esta vez pero estate alerta porque volverá a llamar a tu puerta ese deseo y tendrás que aplicar la táctica siempre con el “Ahora” por delante ya que, siempre es ahora y si sigues esta frase al pie de la letra, no fumarás jamás ya que cada vez se vuelve más débil el Vritti y acabará por extinguirse.

Pruébalo y nos comentas los resultados, aunque, recuerda que todo lleva un esfuerzo.

Namasté

Anuncios

Nube de etiquetas