Blog de Yoga Coslada

Entradas etiquetadas como ‘integración’

La Clave. El Movimiento Consciente

El objetivo de la tecnica alexander es la reeducación postural consciente

Actualmente, con la llegada de ciertas técnicas psicomentales, generalmente de origen oriental, tales con el Yoga, Taichi y Qui-gong y otras técnicas posturales como la técnica Alexander, método Feldenkrais, antigimnasia, danza creativa consciente, etc., hemosexperimentado una revolución en la concepción del ejercicio que, siendo aparentemente estructurado en movimientos sencillos y básicos a simple vista, se torna terapéutico e integral en sus efectos que, muchas veces nos parecen casi milagrosos ante la mirada perpleja y externa de los profanos. Sin embargo cuando comienzan su práctica, se dan cuenta de que, lejos de las apariencias, les resulta enormemente difícil ejecutarlos correctamente.

Si los analizamos, nos damos cuenta de que tienen en común algo que, normalmente, no solemos incluir en nuestros movimientos habituales y que se nos presenta como una nueva dimensión a descubrir, a saber: Movimiento lento, coordinado y dirigido por la respiración y acompañado de la consciencia, o lo que es lo mismo, me hacen vivir el momento presente de modo continuado. Esto me obliga prestar atención constante y a experimentar y conocer mi propio cuerpo en cada fase para conseguir la fluidez necesaria que abra la puerta a la relajación consciente.

Ser mecánico es fácil (se encarga de ello tu subconsciente); ser consciente es muy difícil.  Tienes que hacerlo por ti mismo.  El mayor secreto está en ser consciente.  Por eso el yoga no te pone las cosas fáciles.  Como decía Ramana Maharshi, en tanto tenemos ego, el esfuerzo es imprescindible.  El yoga es método para desarrollar la consciencia más allá del ego.  La mente sabe del ego; la consciencia, no.  La consciencia recibe directamente la luz del Sí‑mismo.  Y ella es tu mejor maestra hasta que encuentras el maestro de los maestros: el Sí‑mismo ó Ser.

  • Establécete en una actitud meditativa y la vida se tornará tu mejor guía.
  • Cada situación, cada momento, cada circunstancia, si tu enfoque es meditacional, se vuelve el mejor maestro.
  • Paulatinamente irás desarrollando la consciencia hasta conquistar la consciencia total.

 

En las técnicas de Tai chi tratamos de armonizarnos con el movimiento del universo

Y, no lo olvides, una consciencia total es la fisura hacia la otra dimensión, la luminosa y satisfactoria dimensión del ser, aquella que ha recibido muchos nombres (samadhi, nirvana, Tao, etc.), pero que, por su propia naturaleza, está más allá de todo nombre.

Desarrolla la consciencia manteniéndola muy alerta en la vida ordinaria, percibiendo atentamente los objetos; desarróllala haciéndola consciente de sí misma; desarróllala durante la meditación y fuera de ella, aplicándola al ser interior, a la fuente del pensamiento, más allá del ego; desarróllala sirviéndote de ella para registrar los procesos psicofísicos; establécete en ella.

Actuar inteligentemente y actuar conscientemente

Según B.K.S. Iyengar: ”En el proceso de aprendizaje hay un pensamiento: “¿cómo podría hacer mas?, ¿dónde podría hacer mas?, ¿cuándo debería hacer mas?, ¿cómo hacer mas?”. Estas pensando incluso durante el aprendizaje. Por eso es por lo que afirmo que “actuar inteligentemente” y “actuar pensativamente” son dos cosas distintas”.

Cuando estas haciendo un asana inteligentemente, te preocupas siempre por los diferentes segmentos del cuerpo y su correcta colocación. Estas constantemente pensando: “he actuado aquí, he actuado allí”. Hay millones de puntos y tú sigues cuestionando esos millones de puntos, moviéndote constantemente de articulación en articulación, de músculo en músculo, de hueso en hueso, eso es “actuar inteligentemente”. No es “actuar conscientemente”. “Actuar conscientemente” es un estado reflexivo. “Actuar inteligentemente” es un estado pensante, no un estado reflexivo.

Cuando estas aprendiendo, tienes que pensar, no lo haces sinpensamiento. Tienes que pensar mientras aprendes. En clase, cuando te enseñan, deberías pensar también en lo que se esta diciendo y en como puede llevarse a la práctica. Si el instructor dice: “saca el pecho y baja los hombros”, debes saber como sacar el pecho y bajar los hombros, qué es lo que hay que hacer para ello. Por tanto, tienes que haber pensado también en ese caso. Pero se trata de un proceso de pensamiento diferente; es un proceso de pensamiento más mecánico, relacionado con la actividad mecánica.

Se relaciona con la actividad psicológica cuando hay reflexión, cuando se

Los asanas de yoga nos llevan a un estado consciente del Ser

trata de actuar pensando. En cualquier caso, básicamente la práctica se divide en dos partes: aprendizaje y consolidación. Y cuando aprendes, cuando practicas para consolidar estas madurando y alcanzas lo mejor de la postura. Todos los niveles de una postura tienen algo que ofrecer. No creas que solo cuando llegas a la postura final es cuando se logran los beneficios. No.

En cada nivel, las asanas tienen algo que ofrecer. No tienes que esperar a alcanzar el nivel de perfección de las asanas para lograr el fruto. El fruto madura en cada nivel. Intenta probar ese fruto en cada postura, en cada nivel.

Igual que conoces el concepto de circulación sanguínea, la circulación corporal, en las distintas posturas hay también circulación de la conciencia: es decir, circulación psicomental. Tu mente circula. Es lo mismo, no hay diferencia. Por tanto, tienes distintos efectos de las posturas: tiene un efecto mental característico, a causa de la circulación mental o pránica. ¿Porqué hay distintos efectos?. Por la conciencia; la circulación de la mente es distinta.

Hace dos semanas, cuando ofrecíamos unos ejercicios sencillos para mantener la columna con la tonicidad y flexibilidad adecuada a pesar de no disponer de mucho tiempo ó cuando no podíamos practicar nuestra sesión de yoga, esta secuencia era un ejemplo de movimiento consciente en el que teníamos que aplicar las pautas que hemos indicado para aprovechar realmente ese poco tiempo en nuestro beneficio. Ahí podemos apreciar:

  • Movimiento lento y contínuo.
  • Coordinado con la respiración, que marca el ritmo del movimiento y ayuda a su realización.
  • Muy relajado durante toda la secuencia, solo utilizamos los músculos que intervienen directamente en la acción, resto muy relajados.
  • Concentración en estos pasos para, progresivamente descubrir nuestra postura, nuestras sensaciones, nuestro propio ritmo.

Concluyo esta publicación animándo a todos a realizar vuestras actividades con la aplicación de estas premisas y notareis la diferencia y vuestro bienestar como nunca. ¡Vive el presente!.

Namasté,

Compartir este artículo con los amigos y conocidos, les hará bién.

Anuncios

Nube de etiquetas