Blog de Yoga Coslada

Entradas etiquetadas como ‘mantras’

Palabra de Honor

//

Palabras. El Poder de la Expresión

Quizá estamos atravesando la época, dentro de nuestro periplo a través de la historia en la que, la palabras, tienen un papel protagonista en nuestras vidas, no es por casualidad que se le denomine la Era de la Comunicación que se funde e intercala con la que se denomina Era de digital.  Se trata contar, informar y comentar cualquier cosa aunque se trate de lo más banal del mundo. Lo difícil es, más bien, encontrar un lugar donde guardar silencio por unos momentos.

No olvidemos que hablar demasiado produce un desgaste de energía y, además, podemos perder la concentración y dejar de discriminar lo que estamos diciendo con el riesgo de comenzar a expresar palabras vacías y automáticas que producen el efecto boomerang de “lo dije sin pensar” ó “es que me dejé llevar por la situación y..”

En los antiguos, concretamente la escuela de los Pitagóricos había en la entrada de la puerta un adagio que decía: “Calla, si lo que vas a decir no es más bello que el silencio”.

La palabra es el medio de comunicación más importante del ser humano, de hecho es la expresión de sus ideas mediante la articulación de los sonidos en su garganta jugando inteligentemente con la salida del aire.

Es la forma de expresar nuestros pensamientos e ideas a los demás  de una forma directa sea oral ó escrita. La formula es siempre la siguiente:

Deseo          ——>     Ideas y pensamientos    —–>   Palabra ó Acción

Emocional   – —>       Proceso Mental            —–>      Materialización

La Palabra. Origen de la Creación

La expresión por medio de la palabra es propia del hombre porque a imagen de Dios hace lo mismo puesto que es él mismo un microcosmos completo comportándose del mismo modo que Dios creó, mediante la articulación del sonido creando una vibración que se extendió estableciendo la onda universal con su diversidad de formas, leyes y manifestaciones que conocemos y seguiremos descubriendo, tal como se dice en el Evangelio de San Juan cap.1, 1: “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios.”

Esta fue llamada LA PALABRA PERDIDA. Es decir, primero Dios toma consciencia de si mismo y luego  hace un esfuerzo para expresarse con el sonido que se va condensando en el espacio y, va creando  diferentes formas y expresiones casa vez más materializadas a medida que pierden vibración y velocidad  al alejarse del centro.

Como hemos visto en el esquema  las palabras siempre son expresión de una intención ó de un deseo lo cual  quiere decir que deberíamos medir nuestras palabras al hablar de manera que estas tengan un contenido preciso  y de valor. Pueden tener un poder extraordinario de forma proporcional a su Intención.

Sabemos el poder de las palabras cuando el pensamiento que lo genera se acompaña con la fuerza de la

La llamada Palabra perdida ó vibración original generó la Creación entera (Big Bang)

concentración en el significado. Los mantras son un buen ejemplo de sus efectos. Pero, el efecto puede ser  positivo como negativo según su origen y, nosotros, tenemos que tener cuidado de ¿Qué se dice? y ¿a quién va dirigida la palabra?, sobre todo si llevan premio, es decir, violencia, porque siempre surten efecto, todo depende de quién las recibe y se identifica con ellas.

Un Desglose Práctico

Para observar mejor su efecto, las palabras deberían ir acompañadas de una serie de factores que contribuirán a comprender mejor su significado:

  • La intencionalidad que expresa nuestro deseo. Es el contenido del Mensaje. Que este bien construido gramaticalmente ayuda bastante para sr comprendido
  • La tonalidad adecuada al contexto. Es el tono adecuado a la conversación.
  • La Veracidad. Debe ser sincera y corresponder a lo que estamos pensando. Aplicar el Yama Satya (decir la verdad) viene de perlas. La mirada, generalmente, la expresa muy bien. Es lo que se llama “Ser Asertivo”, un término que se oye mucho hoy en día aludiendo a la manera de decir lo que uno tiene que decir a otra persona, sin dañar su ego
  • La emoción que debe predominar es el amor. Así evitaremos palabras que ofendan ya que generaremos violencia. Aplicar el Yama Ahimsa (no dañar).
  • Los gestos (mudrás) que contribuyen a implementar a la expresión global para ayudar a una mejor comprensión e interpretación. Pero los justos, para no enervar a los oyentes, ni distraer. Es el llamado lenguaje no verbal

Es lo que se llama actualmente, “Ser Asertivo”, un término que alude a la manera de decir lo que uno tiene que decir a otra persona, de manera sincera pero sin dañar su ego. Eso solo se consigue cuando nos centramos en la conducta ó acción que queremos cambiar hablando dentro del marco de la sinceridad (Satya) y sin ofender para que no moleste sintiéndose aludido (Ahimsa)…

Estos principios ó algunos de ellos se suelen observar de forma natural debido a la Unidad al Ser ya que, cada parte del cuerpo y cada plano, comunica el mismo mensaje de la misma manera que reflejamos todo nuestro cuerpo en cada parte del mismo tal como vemos en el iris, las manos, la oreja, los pies, etc. Es la mejor manera de reducir sobremanera los malentendidos, discriminando mejor el receptor. Y este dato es muy importante atendiendo a los quebraderos de cabeza que tenemos continuamente y hemos tenido en nuestras comunicaciones más cotidianas y…  ¿Qué decir de aquellas de cierta importancia?

Muchas veces la gente desconfía porque no siente esa integración cuerpo mente expresión en las palabras y, como es de esperar, no le inspira confianza el conjunto de gestos con la mirada y con el resto de signos que acompañan a esa/s palabra/s.

¿Qué ocurrió con nuestra Palabra?

Pero actualmente estamos siendo partícipes de una sociedad en la lo importante no es tanto la calidad como la cantidad y se suele utilizar la palabra sin respetar

los principios expuestos, dando lugar a falsas interpretaciones y perdiendo valor. Muy poca gente se fía en estos tiempos  de simples palabras y, menos aún, en intercambios económicos ó transacciones oficiales. La mayoría de las veces se habla por hablar y el contenido de esas palabras está vacío, sobre todo en conversaciones vulgares e informales. Un ejemplo de ello se da en algunos discursos de ciertos políticos que saben como hablar mucho sin decir nada en realidad.

Lo que ocurre también es que, las palabras se vacían en la misma proporción en la que hemos empequeñecido los

Hay quién dispara palabras sin pensar lo que dice

valores fundamentales del espíritu al eliminarlo, casi en su totalidad, de nuestra vida.  Esta situación es un caldo de cultivo preparado para toda clase de engaños si dejáramos a la palabra todo el protagonismo como que “Las palabras se las lleva el viento”.

En otros tiempos antiguos no siempre fue así. Existían unos valores más enraizados que predominaban sobre la palabra entendiendo que tenía relación directa con la persona y su Yo de manera que dar la palabra era comprometerse en cuerpo y alma y si esto fallaba perdería prácticamente su condición de persona de honor, de reputación. Estaba más de moda el hecho de “Te doy mi palabra” ó Palabra de honor que decíamos entre los niños al hacer un juramento. Moralmente no se debía fallar, era un sello en el corazón, de ahí “Te lo digo de corazón” (lugar simbólico del asiento del alma, nuestro Sol).

Por todo esto, aunque es cierto que no nos podemos basar solo en la palabra, de hecho para los temas oficiales no solo tenemos que llevarlo escrito si no, además dar fe con un magistrado de la justicia por ejemplo.

Acuerdo de Palabra. Un paso hacia el trato humano

Se dice que alguien es un “hombre / mujer de palabra” cuando podemos confiar en él/ella porque lo que dice conlleva un compromiso personal que no viola nunca y sabemos que lo cumplirá y, como su conducta está avalada por la experiencia en el tiempo, sabemos que estamos ante una persona que inspira confianza y no nos va a fallar porque hace lo que promete.

Esta conducta aumenta cada vez más su reputación y no le hace falta firmar nada ni rellenar papeles de

ningún tipo.

Afortunadamente siempre queda gente así que inician movimientos a favor de rescatar esos valores por doquier, esos valores que nos identifican como personas y no como máquinas, como individuos y no como masa, mediante una comunicación más cercana y personal eliminando, en lo posible, el trato impersonal y engañoso. Uno de estos tenía que ser para la Palabra y, no podía ser menos relevante, en el caso de la palabra.

Por esto quiero terminar este tema de hoy recomendando la visita a un sitio web nuevo y único en la red, que está dando bastante que hablar, que intenta ser un centro común para que la gente que quiere hacer acuerdos de palabra, evitando gastos y papeleos, si no se trata de asuntos trascendentes,  pueda tener un intermediario que servirá de testigo de cumplimiento ó incumplimiento en su caso, de este acuerdo, lo que irá incrementando la fiabilidad, reputación y confianza de esa/s personas que conocerá en toda la red. Esta es una buena señal de que el valor de lo humano nunca morirá.

Yo ya lo he experimentado y, de hecho, formo parte de los fundadores de dicho sitio. Para aquellos que les pueda ser útil y para todos como visita de interés os recomiendo visitarla, no os dejará indiferentes.

 

Este es el Link: http://www.acuerdodepalabra.com

Os animo también a dejar comentarios tanto sobre el tema de esta semana como de la pagina Web mencionada. ¡Hasta Pronto!

Namasté

Anuncios

Nube de etiquetas